El rio de la vida ( I )

Este capítulo trata sobre algo que ha sucedido repetidas veces en mi vida y en otras personas que conozco y aprecio, es el hecho de no escuchar a la vida, de hacer caso omiso a sus indicaciones, de no ver que nos está diciendo, yo me imagino a la vida como un inmenso rio azul, cristalino y desprendiendo una poderosa y maravillosa luz brillante a su alrededor, nosotros estamos en medio del mismo, este rio va nos va moviendo en una dirección y siempre nos lleva a los mejores sitios del rio (incluso a otra orilla), si vamos a favor de este rio, la vida nos lo da y nosotros lo recogemos sin apenas esfuerzo, esto es lo que el universo quiere, quiere que ganemos, hay momentos en que nos aferramos a algo que deseamos porqué consideramos que es lo mejor para nosotros, en este caso , en vez de coger lo que ella nos ofrece, directamente no lo hacemos e intentamos ir contra corriente, es entonces cuando no avanzamos y nos quedamos en el mismo sitio, si como lo estás leyendo, ni avanzamos, ni podemos retroceder, estamos estáticos.

Conozco a una persona que estuvo tres años contra corriente intentando fehacientemente que una relación funcionase, llegó un día en que visualizó este río, el rio de la vida y se dio cuenta que llevaba muchos años estancado, fue entonces cuando hizo que se ocupara el destino, bajo los brazos, dejó de luchar contra corriente y dejó que la vida le llevase hasta otra orilla, su vida cambió inexplicablemente y por supuesto para bien.

Esto es aplicable a todo, cuando llevas mucho tiempo detrás de algo, y por algún motivo la vida evita dártelo es por algo, recuerdo otro caso similar de un amigo mío que iba a comprarse un piso, los dos querían un piso en una población determinada, encontraron uno que les encantó dio una paga y señal pero todo eran problemas ( si te das cuenta el agua fluia en contra ), el piso no lo terminaban por problemas técnicos y siempre daban largas, decidieron no comprarlo y tuvieron la suerte de que les devolvieron la paga y señal , años más tarde se enteraron que el edificio por cómo había sido construido tenía problemas internos de fugas de agua cuando llovía, problemas en las paredes, etc, bajaron los brazos
y se echaron para atrás, a día de hoy están viviendo felizmente en otro piso de la misma población. De ahí lo que comentaba de no aferrarnos a algo y dejar que el rio de la vida nos guie, recuerda baja los brazos y deja que el rio de la vida te lleve, te aseguro que no te arrepentirás de los cambios.

Como leí una vez hay una diferencia entre lo que tú quieres y lo que la vida te ofrece, no te equivoques es mucho mejor lo que la vida o el universo tiene preparador para ti, aunque no lo parezca inicialmente pero si llega hacia ti piensa  que ya estás preparada/o para ponerte manos a la obra y como no a favor de lo que llegue.

Recuerda que hay una diferencia entre lo que deseamos y lo que el universo nos ofrece y que quizás lo comprendas desde una perspectiva de futuro por lo que una vez lo has hecho todo para que algo funcione, relájate y deja al universo que actue a tu favor, el te dará lo mejor para ti no lo dudes.

Otra forma de llamar a este capítulo sería ACEPTACIÓN INCONDICIONAL.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 − = 39